Cultura

Gisela Marziotta presentó su libro

La periodista Gisela Marziotta presentó, en el Salón de Conferencias del Club Atlético Vélez Sarsfield, su libro “Amores bajo fuego”. La obra reconstruye cinco historias reales de amor y romances apasionados, protagonizadas por militantes durante los años 70.

En medio de un clima de cordialidad y calidez, Gisela Marziotta llevó a cabo anoche, en el Salón de Conferencias de la Sede, la presentación del cuarto y último libro de su autoría, “Amores bajo fuego”.

La conductora logró crear, junto al auditorio, una atmósfera intimista. Respecto a cómo surgió la idea de la inédita temática de su obra resaltó “el objetivo fue reconstituir con precisión y rigurosidad historias reales de amor en los tiempos violentos. No ahondar en lo político o ideologico, ya profundamente abordado. El propósito fue conocer, por boca de los propios actores o de sus allegados, como vivían y que sentían, dentro de un contexto de clandestinidad, cinco parejas, unidas por el amor y la militancia”.

Marziotta agregó, “el amor es todo. Hablar de amor desde el periodismo puede sonar raro, pero de ningún modo el amor frivoliza la militancia”. El ida y vuelta con la gente-entre la que se encontraba la Presidenta del Dpto de Cultura, Liliana Sobrado- se hizo ameno y le prodigó mayor interés a su plática “nada de lo que cuenta el libro es ficción. Son crónicas que pasaron en los barrios de nuestra ciudad. Ante algunos de los relatos me desarmaba, era imposible no sensibilizarse o angustiarse. Los finales de cada una de las historias son disimiles, hay desenlaces felices y trágicos”.

En cuanto al formato de la edición explicó: “todos los capítulos concluyen con un poema. Fue una manera que encontré de darle musicalidad y un cierre conceptual a cada uno de los testimonios”.

Dentro de las 245 páginas se narran los amores de Clelia Luro y Jerónimo Podestá; Alicia Alfonsín y Damián Cabandié; Delia Barrera y Ferrando y Hugo Scutari; Leonor Canelles y Alberto Nadra; y Victoria Walsh y Emiliano Costa. Un segmento de su obra refiere a un vecino de Liniers, muy cercano a Vélez.

La escritora firmó ejemplares de su exhaustivo trabajo investigativo y clausuró-tras cerca de una hora de exposición-entre aplausos y fotos, su amable contrapunto con la concurrencia.