HISTORIA

El 1° de enero de 1910, en la casa de Nicolás Marin Moreno, se formalizó la fundación del Club Atlético Argentinos de Vélez Sarsfield. El primer presidente designado fue Luis Barredo e integraron dos equipos: uno de tercera y otro de cuarta división. El uniforme que se utilizó fueron las clásicas camisetas blancas, que estaban al alcance de todos y los partidos de local se disputaban en el potrero de Ensenada y Provincias Unidas. Dos años más tarde establecen un cambio en el uniforme oficial: camisetas azul marino y pantalones cortos blancos.

La primera afiliación fue a la Asociación Argentina de Football y por inconvenientes con el manejo de la misma en contra en los intereses del club, Argentinos de Vélez Sarsfield queda desligado, para posteriormente aprobar su afiliación a la Federación Argentina de Football.

Hacia el año 1913, ingresan 10 nuevos socios, entre ellos José Amalfitani, y en una reunión de Comisión Directiva deciden abreviar el nombre a: Club Atlético Vélez Sársfield. El 14 de mayo del año siguiente, queda oficializada la camiseta “tricolor”, de rayas verticales con los colores rojo, blanco y verde.

En 1919, Vélez Sarsfield logra su primer ascenso a primera división y se consagra subcampeón del campeonato de la Asociación Amateurs de Football. El 13 de marzo de 1923 asume Don “Pepe” Amalfitani como presidente de la institución, quien sería titular por 30 años. Luego, el club alquila un terreno ubicado en la intersección de las calles Basualdo y Guardia Nacional (Villa Luro). En 1928, se juega el primer partido nocturno del fútbol argentino en ese mismo reducto. El mismo estadio recibiría el nombre que actualmente identifica al mismo: “El Fortín”. El autor de esa denominación fue el periodista Hugo Marini, jefe de deportes del diario Crítica, y aludía a la apariencia de la canchita y a su fama de baluarte.

Diez años después, debía renovarse el stock de camisetas, y fue entonces que surgió la propuesta de un comerciante, que ofreció a bajo costo un juego de camisetas blancas con la “V” azulada en el pecho, que un club de rugby nunca había retirado. Los dirigentes velezanos aceptaron la propuesta, y así nació el uniforme actual del equipo fortinero.

En 1940, Vélez sufre su primer descenso de categoría, que trajo como consecuencia el desalojo en del terreno del campo de juego y la renuncia de un centenar de socios. Fue entonces, cuando “Don Pepe” puso todo de sí mismo y juntó peso por peso para encarar la construcción del nuevo estadio de la avenida Juan B. Justo y Álvarez Jonte, con las tribunas del viejo Fortín. Pasaron tres años en los cuales la lucha de Amalfitani fue más que notoria, y la compensación de su esfuerzo fue el retorno a Primera División con una campaña meritoria. Ya en la categoría máxima, se comienza la remodelación del estadio y para 1951 se inaugura el estadio de cemento.

La campaña más importante para la historia de Vélez hasta ese entonces, fue la realizada en 1953, cuando el equipo de Primera se consagró subcampeón.

Torneo Nacional 1968:

Vélez fue campeón por primera vez el 29 de diciembre de 1968. El equipo ganó 10 partidos, marcó 39 goles y logró su mayor goleada de la temporada al vencer por 11 a 0 a Huracán de Bahía Blanca. Además tuvo al máximo artillero del campeonato, Omar Wehbe con 16 tantos.

El Mundial de Fútbol de 1978, tuvo como subsede el estadio de Liniers, que fue remodelado de acuerdo con el reglamento dispuesto por la FIFA. Se construyeron nuevas plateas, y se amplió la capacidad del “Nuevo Fortín” a 50.000 espectadores.

El estadio Amalfitani recibe la visita del Papa Juan Pablo II el 10 de abril de 1987 y celebra una misa ante la presencia de 55.000 fieles.

Torneo Clausura 1993:

Vélez se consagró campeón del Campeonato Clausura el 8 de junio de 1993 tras empatar en La Plata con Estudiantes 1 a 1 en la decimoctava fecha del Torneo. Carlos Bianchi, el máximo goleador de la historia del Club, fue el director técnico que llevo a Vélez a liderar la tabla de posiciones con 27 puntos. El equipo estaba formado en su mayoría por jugadores de las inferiores como Marcelo Gómez, Christian Bassedas, Omar Asad y José Flores, a los que se le sumaron jugadores ya consagrados subcampeones el año anterior bajo la dirección de Eduardo Luján Manera, entre otros José Luis Félix Chilavert, Roberto Trotta, Víctor Sotomayor, Raúl Cardozo, José Basualdo y Walter Pico.

Copa Libertadores de América 1994:

Sin dudas, el 31 de agosto de 1994 es una fecha que ningún velezano podrá olvidar fácilmente. Fue el paso más grande que dio Vélez y que lo hizo reconocido ante el continente americano. En la fase inicial, clasificó primero y en su camino a la gran final dejó a Defensor Sporting de Uruguay, Minervén de Venezuela y Junior de Colombia sin chances de pelear. Las increíbles atajadas y ejecución de penales por parte del paraguayo Chilavert fueron el arma letal de Vélez. De local ante el San Pablo de Brasil, Asad convirtió el único gol que le dio las esperanzas de ganar esa final. Y finalmente, el Morumbí esperaba al equipo de Liniers, y luego de una ajustada definción por penales en la que el fortín superó a San Pablo por 5 a 3, la Copa viajó hasta las vitrinas de Liniers. Vélez campeón de América, el primer gran sueño cumplido.

Copa Europeo sudamericana - Intercontinental 1994:

Tras su victoria frente al San Pablo, Vélez tenía pendiente un desafío de una magnitud jamás experimentada: debería enfrentar al Milan de Capello en Tokio. Era un enfrentamiento de campeones, y el barrio aplastó al Imperio. Trotta con un penal a los 12 minutos del segundo tiempo y Asad con un golazo 7 minutos después fueron suficientes para cumplir con el objetivo. Ese 1° de diciembre de 1994 Vélez se consagró Campeón del Mundo.

Torneo Apertura 1995:

Vélez revalidó sus títulos en 1995 al conquistar en Campeonato Apertura, con los mismos hombres de siempre más el esfuerzo del jujeño Herrera y algunos juveniles promovidos por Bianchi. Con seis victorias en los últimos seis partidos, y un contundente 3 a 0 contra Independiente en Avellaneda, el 17 de Diciembre, Vélez se adjudicó su tercer título en campeonatos nacionales.

Copa Interamericana 1996:

Al haber logrado la Copa Libertadores en 1994, no sólo tuvo la oportunidad de disputar la Supercopa en los años siguientes, sino que también la Recopa Sudamericana y la Interamericana, esta última enfrentando al campeón de la Copa de Campeones de la Concacaf, el Sport Cartaginés de Costa Rica. El primer partido, en San José, terminó empatado sin goles. En la revancha, disputada el 24 de febrero en el José Amalfitani, Vélez lo derrotó con dos goles de José Flores y se coronó campeón de la Copa.

Torneo Clausura 1996:

Cuatro fechas faltaban para finalizar el Campeonato, cuando Bianchi dejó en manos de su ayudante Osvaldo Piazza la dirección técnica de Vélez. El equipo llevaba una racha ganadora con solamente un partido perdido frente a Estudiantes de La Plata. La tarde del 18 de agosto de 1996, ante Independiente, el último rival del Torneo, Chilavert sacó chapa de campeón y le atajó un penal a Burruchaga en los últimos minutos de juego. Con un empate sin tantos, Vélez quedó primero y se consagró BICAMPEÓN en su estadio.

Supercopa 1996:

El 4 de diciembre de 1996 Vélez se consagró campeón invicto de la Supercopa al derrotar en la final al Cruzeiro de Brasil por 2 a 0, con goles de Patricio Camps y Gelson en contra de su propia valla. Dos semanas antes, en Belo Horizonte, Vélez hacia historia ganando 1 a 0 con gol de Chilavert de penal, en lo que marcó la primera victoria de equipos argentinos en ese estadio ante ese rival.

Tres fueron los partidos antes de la final que tuvo que sobrepasar Vélez para ser campeón. El camino comenzó en Porto Alegre con Gremio, en octavos de final; continuó con Olimpia de Paraguay en cuartos, y Santos de Brasil en las semifinales, hasta la coronación con el Cruzeiro en la final.

Recopa Sudamericana 1997:

Vélez ganó el 13 de abril de 1997 en Kobe, Japón, la única copa que le faltaba a su vasta vitrina. Empató 1 a 1 con River en los 90 minutos y en el suplementario. En la definición por panales, una vez más, la figura de Chilavert se llevó todos los laureles al contener los disparos de Gallardo y Trotta. Pellegrino, por su parte, al convertir el penal definitorio le dio la quinta estrella internacional al Club.

Torneo Clausura 1998:

Chilavert y Bassedas, los puntos fuertes. Zandoná, Pellegrino, Cardozo y Compagnucci, los históricos. Y la táctica completamente diferente. El entrenador Marcelo Bielsa se había hecho cargo del equipo y promovía una renovación. Claudio Husaín, Patricio Camps, Sebastián Méndez y la aparición del juvenil Lucas Castromán fueron claves para la obtención del último título de los años ’90. El 31 de Mayo de 1998, con un gol de Posse a Huracán en Liniers, Vélez se adueñó del Clausura con un despliegue de fútbol inigualable.

Torneo Clausura 2005:

De la mano de Miguel Ángel Russo, Vélez volvió a coronarse en lo más alto del Fútbol Argentino tras varios años de sequía y resurgir. Lucas Castromán, Rolando Zárate y Leandro Gracián, tres jugadores surgidos y consolidados de la cantera, fueron el tridente de ataque y las figuras del campeón. La firmeza de Fabricio Fuentes en el fondo, más la experiencia de Gastón Sessa bajo los tres palos; le dieron al equipo la contención para completar una columna vertebral sólida. El 26 de junio de 2005, el Fortín goleó en el Amalfitani a Estudiantes de La Plata por 3 a 0, con tantos de Fabián Cubero, Roly Zárate y Castromán, para ser Campeón del Clausura a falta de una fecha.

Torneo Clausura 2009:

Ricardo Gareca fue el emblema desde el banco para la primera de una serie larga de conquistas, en la segunda etapa más fructífera en la historia del club en cuanto a títulos. Conformando un plantel de hombres con ganas de revancha y gloria, ese Vélez ganó el campeonato de punta a punta en la inolvidable final del 5 de julio de 2009, ante Huracán en Liniers. Los dos equipos llegaron con chances a ese decisivo encuentro, en un verdadero duelo de estilos. Se impuso el equipo de Gareca con una autoridad superlativa, con el emotivo e inolvidable gol de Maximiliano Moralez en el minuto 83. Un Vélez que de las 19 fechas se mantuvo invicto en las 13 primeras y que sólo conoció la derrota en una sola oportunidad. Tuvo como figuras a Sebastián Domínguez, la aparición del juvenil Nicolás Otamendi, Emiliano Papa, Fabián Cubero, Franco Razzotti, Víctor Zapata, Moralez, Rodrigo López, Joaquín Larrivey y Juan Manuel Martínez.

El 2010 marcó el Año Centenario para el Fortín. Los festejos de aquel 1° de enero con la caravana fortinera donde más de 50mil personas unieron el recorrido por la Avenida Rivadavia entre la estación Floresta y el Estadio José Amalfitani. Donde la celebración continuó durante todo el año calendario con distintas acciones, estampillas, placa en la plazoleta de los campeones, etc. Se reeditó el encuentro de la Copa Intercontinental de 1994 en nuestro estadio, con las glorias de aquel Vélez en cancha y con Carlos Bianchi en el banco de suplentes; enfrentando al Milan Glorie con figuras de la talla de Franco Baresi. El cierre de los festejos llegó con una gran fiesta en el estadio, donde ante un lleno absoluto, se repasó la historia, se presentaron las disciplinas que hacen grande a la institución y se homenajearon a las glorias campeonas del club. La celebración tuvo un cierre de oro con un show en vivo de Los Auténticos Decadentes entonando sus canciones famosas que formaron parte del cancionero velezano en los años dorados.

Torneo Clausura 2011:

Aquel Vélez venía de realizar un torneo excelente en el Apertura 2010, donde logró el subcampeonato detrás de Estudiantes de La Plata. Pero en aquel comienzo de año, el equipo que comandaba Ricardo Gareca, demostró que podía pelearlo todo y así fue que estuvo a punto de conseguir la doble corona tanto en aquel torneo, como en la Copa Libertadores de América. Protagonista en ambas competencias, cayó en semifinales ante Peñarol de Uruguay en un encuentro vibrante, donde la mala fortuna jugó su parte en el penal fallado por Santiago Silva. Ese Vélez estuvo a la altura de una competencia única, midiéndose de igual forma ante aquel conjunto Carbonero y nada más ni nada menos que al Santos de Neymar Jr. Lejos de caerse, una victoria agónica en casa ante Godoy Cruz con gol de Juan Manuel Martínez, le abrió las puertas al título doméstico. El 12 de junio de 2011, en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, Vélez venció a Huracán por 2 a 0, con tantos de Santiago Silva y David Ramírez. Horas más tarde y tras el resultado de Lanús ante Argentinos Juniors en La Paternal, el Fortín dio la vuelta olímpica. Aquel equipo de Gareca tuvo las figuras de Marcelo Barovero, Gastón Díaz, Fernando Tobio, Sebastián Domínguez, Fernando Ortiz, Emiliano Papa; Augusto Fernández, Canteros, Víctor Zapata, Maxi Moralez, David Ramírez, Juan Manuel Martínez, Santiago Silva, Guillermo Franco y Ricky Álvarez.

Torneo Inicial 2012:

Vélez Sarsfield derrotó el 2 de diciembre de 2012, a Unión de Santa Fe por 2 a 0 con dos goles de Facundo Ferreyra (gran figura) y por la derrota de Lanús ante River se coronó Campeón del Torneo Inicial 2012 ante un estadio Amalfitani a reventar y exultante con la coronación. El Fortín sumó allí su noveno título local y la décima cuarta vuelta en toda su gloriosa historia. Fue el tercer título con Ricardo Gareca como entrenador de Vélez. Fue un torneo de recambio, donde se fueron varias figuras campeonas en los últimos años como Barovero, Zapata y Juan Manuel Martínez, entre otros; pero que se dieron paso a grandes jugadores como Facundo Ferreyra, Lucas Pratto, Sebastián Sosa, Federico Insúa, Ariel Cabral, Francisco Cerro, Fabián Cubero, Emiliano Papa y Sebastián Domínguez. Apareció también el valor joven de Lucas Romero.

El 27 de abril de 2013 se dio un hecho histórico para nuestro estadio. El José Amalfitani albergó por primera vez un duelo por el cinturón de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), donde el argentino Sergio Maravilla Martínez venció por puntos y en fallo unánime al inglés Martin Murray; ante más de 40.000 espectadores.

SuperFinal Torneo Argentino 2012/2013:

La obtención del Inicial 2012, le dio la posibilidad al club de disputar una final única ante Newell’s Old Boys (Campeón del Final 2013) en el estadio de Godoy Cruz en Mendoza. Tras noventa minutos apasionantes y con un gol de Lucas Pratto (Sebastián Sosa le atajó un penal a Ignacio Scocco), Vélez se coronó como el mejor equipo de la temporada, una vez más de la mano de Ricardo Gareca. Fue el 29 de junio de 2013. Aquel día, el Fortín alineó a Sebastián Sosa; Fabián Cuero (fue expulsado), Fernando Tobio, Sebastián Domínguez y Emiliano Papa; Iván Bella, Franco Razzotti, Fernando Gago y Federico Insúa; Lucas Pratto y Facundo Ferreyra. Una multitud de hinchas velezanos coparon la provincia del buen vino y celebraron la conquista.

Supercopa Argentina 2014:

Vélez Sarsfield sumó una nueva estrella (la 16° en su historia) con la Supercopa Argentina superando a Arsenal de Sarandí por 1 a 0 con gol de Tito Canteros en el estadio Juan Gilberto Funes de San Luis. Ya sin Gareca en el banco, pero con su sucesor al mando, José Oscar Flores; el Fortín siguió agrandando su historia con una nueva presea. El Turu además, fue el primer jugador Campeón del Mundo con Vélez en ponerse el buzo de entrenador y además fue el primero en dar una vuelta olímpica con el club. Aquel recordado encuentro tuvo en cancha a Sebastián Sosa; Fabián Cubero, Sebastián Domínguez, Fernando Tobio, Emiliano Papa, Agustín Allione, Lucas Romero, Ariel Cabral y Héctor Canteros; Lucas Pratto y Mauro Zárate.