Fútbol Recreativo

Un especialista al servicio del Fútbol Femenino y Formativo

En el patinódromo, Bartero prepara a los y las guardametas. También se desempeña por las mañanas en la Villa Olímpica junto a la Cuarta y Reserva.
Por Diego Guitian

Desde hace unas semanas, Jorge Bartero trabaja preparando arqueros y arqueras en el Fútbol Femenino, Liga Buenos y Fútbol Recreativo. El ex guardameta del Fortín, recordado atajador de penales, vuelca su experiencia y dedicación donde sea solicitado.

Su largo periplo en el arco fortinero entre 1975 y 1990 (159 PJ), lo llevaron a identificarse fuertemente con la Institución. Jorge Osvaldo Bartero es Vélez. Regresó al Club en 2006 y al año siguiente fue convocado como entrenador de arqueros para el Plantel Profesional que dirigía Ricardo Lavolpe, siguió en 2008 junto a Hugo Tocalli y luego acompañó al Tigre Ricardo Gareca (2009-2013); también adiestró a los gurdametas del Turu Flores en la Temporada 2014, Miguel Ángel Russo (2015) y Christian Bassedas en 2016.

En su paso por Vélez, Omar De Felippe, que incluía en su cuerpo técnico al Mono Alfredo Rodríguez, prescindió de los servicios de Pitín, sin embargo volvió al primer equipo con el arribo de Gabriel Heinze, y desde mitad de 2018 retornó a Inferiores. Idas y vueltas, pero Bartero nunca bajó los brazos y siempre se brindó por completo donde le tocara. Hoy por hoy, en Reserva y Cuarta División y desde hace tres semanas, dando una mano muy importante con los arqueros y arqueras del Fútbol Recreativo, Liga Buenos Aires y Fútbol Femenino. Con todos, y todas, por igual, apuntando a la formación de arqueros desde edades tempranas, rasgo principal y distintivo del Departamento Deportivo.

"Los martes, miércoles y jueves por la tarde, trabajo dos horas junto a los arqueros y arqueras. Tenemos de varias edades, desde los 10 años hasta los 37 que tiene una de las chicas. El lugar de trabajo es reducido, por las obras del Campus, por eso nos instalamos al costado del Patinódromo", comenta Jorge entusiasmado.

Jorge Bartero.

Junto a él trabaja Juan Cruz Olivera y entre los dos van puliendo distintas tareas para los y las guardametas. "No toda técnica vieja es mala, ni toda técnica nueva es tan innovadora. Nos completamos bien con Juan Cruz y trabajamos mucho lo técnico. Establecemos estaciones en el campo de juego y ejercitamos lo físico con la soga, tijeras, saltos y coordinación de saltos", destaca quien supo ser el portero que más penales atajó (19 sobre 82) en el famoso Campeonato 88-89 que ganó Independiente y que ante la igualdad en los 90´, se definía desde los 12 pasos. 

"Este trabajo me gusta, lo hago porque me apasiona y mi principal propósito es que quien se ubique debajo de los tres palos pueda resolver cualquier tipo de problema", asegura Bartero, mientras la sonrisa ilumina su rostro curtido por el sol. Ahí va Pitín con 61 años. Siempre predispuesto y volcando toda su experiencia en el puesto para preparar a los guardametas del mañana.