Fútbol

Del abismo a las Copas

Por Gabriel Montoreano

Terminó la Superliga y Vélez confirmó el rumbo que le permitió canjear la lucha por mejorar en los promedios por el ansiado retorno a las copas internacionales. Números, detalles y curiosidades de una campaña que devuelve al Club a los primeros planos futbolísticos.

Vélez concluyó la Superliga con saldo altamente positivo. Volvió a clasificarse a copas internacionales después de 5 años de ausenciase alejó de la zona de riesgo en la tabla de promedios y logró imponer un estilo de juego distintivo, con el sello de Gabriel Heinze, que alcanzó el reconocimiento generalizado del ambiente futbolístico.

El equipo se adueñó del 6° puesto en la tabla general como consecuencia de 11 triunfos, 7 empates y 7 derrotas. A lo largo de las 25 jornadas de la Superliga 2018/19 marcó 34  goles y recibió 25.

El primer detalle que surge de estos datos es que obtuvo el 53,33% de los puntos en disputa. Idéntico porcentaje al obtenido por Gabriel Heinze en su semestre inicial al frente del equipo, en el 2018. En aquella oportunidad cosechó 6 triunfos, 6 empates y 3 derrotas en un total de 15 encuentros.

El desglose de las campañas como local y fuera de casa, entrega una mejor performance en el Amalfitani: En Liniers registró 13 presentaciones con 8 éxitos, 3 pardas y 2 traspiés, señaló 19 tantos y sufrió 6 en contra. Esto le permitió sumar 27 de las 40 unidades acumuladas en la tabla final. Como visitante acreditó 3 victorias, 4 igualdades y 5 caídas, en 12 compromisos.

Si bien parece lejano, porque el certamen se prolongó durante casi 8 meses del calendario, el panorama al iniciar la temporada era muy distinto al que hoy se vive y disfruta. Allá por agosto, antes de recibir a Newell´s por el primer capítulo de la 18/19, Vélez había tomado algo de aire con respecto a los promedios pero su situación era aún comprometida.

Gabriel Heinze se hizo cargo de un plantel ubicado en el puesto 24 de la grilla de promedios, apenas por encima de OIimpo, Arsenal, Temperley y Chacarita, los 4 conjuntos que descendieron al culminar la temporada. Concluido el certamen el Fortín había trepado hasta la 18° posición, aunque sabedor que ya no serían 28, sino 26, los clubes participantes de la Superliga 2018/19.

Los números mejoraron, y aquella preocupación trocó en ilusión. La sumatoria de puntos con el propósito de zafar, instalaron al grupo en la franja de clasificación a copas internacionales.

Las estadísticas posibilitan hacer un análisis no siempre coincidente con la percepción que se tiene de una alineación o de un jugador. Uno de los ítems que provocó mayores cuestionamientos fue la carencia de gol. A contramano de ese concepto arraigado, Vélez se apropió del séptimo lugar en el rubro anotaciones con 34 impactosLos 34 goles se repartieron entre 10 autores. La formación del Gringo mantuvo el arco en cero en 12 de los 25 partidos.

Respecto a la posesión y precisión en los pases, el Fortín apuntó un 78,9% de pases correctosUn 36,7% de esas cesiones se efectuaron hacia adelante, un 26,7% hacia la izquierda, un 23,1% hacia la derecha y sólo el 13,5% hacia atrás. Esas 8.596 entregas bien realizadas generaron que el equipo redondeara un 58% de tenencia de balón, lo que lo depositó en los sitios de vanguardia en ese anexo. 

A la hora de desglosar el poder ofensivo, los dirigidos por el oriundo de Crespo marcaron 28 de los 34 goles dentro del área, 2 de penal (Vargas a Newell´s y Leandro Fernández a Godoy Cruz), 4 de cabeza y 2 de tiro libre (Robertone a Unión y Godoy Cruz). Marraron 2 penales (Vargas ante Talleres y Salinas frente a River) y ejecutaron 257 remates (más de 10 por partido), de los cuales 110 fueron al arco, 15 pegaron en los postes y 34 terminaron dentro de la valla rival.

Como sucedió en la temporada anterior Matías Vargas y Lucas Robertone fueron los artilleros de Vélez con 5 tantos (en la 2017/18 convirtieron en 8 ocasiones cada uno). La aparición goleadora de Agustín Bouzat en el epílogo de la competencia lo alojó como escolta, con 4 festejos. Entre los que convirtieron en 3 oportunidades se encuentran Rodrigo Salinas, Nicolás Domínguez, Thiago Almada y Braian Cufré. Además, en esta Superliga Cufré, Almada, De la Fuente y Barreal tuvieron su bautismo en la red en Primera División.

Existen coincidencias y detalles sobre los goles de Vélez en el certamen y sus autores. De los 5 tantos de Lucas Robertone, 3 los convirtió en condición de visitante y desde afuera del área (incluídos los tiros libres ante Unión y Godoy Cruz). Y los dos que señaló en casa fueron dentro del área (ante San Martín de Tucumán y Rosario Central). Matías Vargas, el otro líder del goleo fortinero, marcó 4 de sus 5 tantos durante el 2018.

Algunos datos interesantes de la lectura de las estadísticas vertidas en el Sitio Oficial indican que Lucas Robertone fue el futbolista con mejor efectividad para conectar pases largos, con un 65,7% de envíos acertados. El nacido en Concordia fue quien más disparó a la meta adversaria, lo hizo 36 veces con una eficacia del 14%, porcentaje este que se tradujo en goles. Esta efectividad sólo fue superada por Thiago Almada Matías Vargas. El Guayo tuvo un 20% de contundenciaRemató 15 veces, 8 con dirección a la portería ajena y 3 de esos intentos fueron goles. En tanto Matías Vargas alcanzó un 19% de productividad saldo de 26 disparos, de los cuales 11 fueron al arco y 5 finalizaron en la red contraria.

A lo largo de los 25 episodios de la Superliga, el entrenador santafesino utilizó 30 jugadores y apadrinó el estreno oficial en la máxima categoría de 5 juveniles: Thiago Almada y Nahuel Arena (1ª fecha ante Newell´s), Álvaro Barreal (4ª fecha frente Boca), Luca Orellano (13ª fecha contra Unión) y Alejo Montero (18ª fecha vs. Huracán).

Nicolás Domínguez fue el único futbolista del plantel con asistencia perfecta. Participó desde el comienzo en los 25 cruces, sumó 2.202 minutos en cancha y fue sustituido en 5 ocasiones. Nico, con 30 partidos, también había sido el jugador con más cantidad de presencias en la Superliga 2017/18. El volante de 20 años fue quien más y mejor distribuyó la pelota, con 1.370 pases y un 83,3% de efectividad, a un promedio de 56 entregas por cotejo. El mediocampista acusó 47 faltas, líder en este rubro, y cometió 46, al tope de los infractores. Por último, y como perla: sus tres gritos en el campeonato fueron anotados en el interior del país y con diferentes recursos: de derecha ante Patronato, de zurda frente a Unión, y de cabeza contra San Martín de San Juan.

Los de Heinze cometieron 377 infracciones y sufrieron 306. Fueron sancionados con 54 tarjetas amarillas y 5 rojas (Cufré, Abram, Robertone, Vargas y Giménez). Joaquín Laso puntea este apartado con 12 amonestaciones.

En definitiva y más allá de los números, el DT afianzó una estructura e impuso una propuesta de juego ambiciosa que potenció y consolidó a los jóvenes, y enriqueció el nivel de un grupo de jugadores que se ganaron el reconocimiento de la gente.

Se cerró un torneo que arrancó con el objetivo de confirmar lo insinuado a comienzos de 2018. No sólo se cumplió ese objetivo, sino que se renovaron ilusiones para poder darle mayores alegrías al hincha, protagonista estelar con su aliento en este exitoso peregrinaje por la Superliga.