Fútbol

“Todo lo que viví en Rusia fue un 10”

Francisco Ortega se reincorporó a la pretemporada de Vélez luego de vivir una experiencia única e inolvidable en el Mundial de Rusia, como sparring de la Selección Argentina. El testimonio del juvenil que disfrutó al máximo compartir charlas y entrenamientos con Messi y compañía.

La fiebre mundialista nos llega a todos. En cualquier lado, en cualquier rincón del mundo. No hay nadie que le escape a esta hermosa vorágine de un mes a puro fútbol y del mejor. Con el glamour de las figuras y el marketing como bandera, la cita mundialista nos baña de principio a fin.

Imaginarse ser parte de ella es el sueño de muchos. ¿Quién no soñó con jugar un Mundial? Es cierto, a quien suscribe le ha resultado imposible y es por eso que repica en el teclado redactando notas. Pero la chance de estar cerca… tienta.

Francisco Ortega irrumpió en la primera de Vélez y en un puñado de meses se puso la pilcha celeste y blanca en juveniles. Pasaporte al día para este santafesino que se encontró con la oportunidad de viajar a Rusia, para ser sparring de la Selección Argentina en el Mundial.

Una experiencia única, inolvidable, irrepetible. Pasa sólo una vez en la vida. Ojo, desde ese lado de juvenil que sirve de apoyo a la mayor. Pero, ¿por qué es tan especial vivirlo?

“Porque aprendés, porque los lugares son fantásticos, por cómo nos trataron. Lo único malo fue cómo terminó el Mundial para la Selección, pero me voy con una gran experiencia encima y muy contento”, cuenta emocionado Pancho; quien no exagera al remarcar que “todo lo que viví en Rusia fue un 10”.

Para el volante lateral del Fortín, esta posibilidad de vivir un Mundial desde adentro es única. Cada minuto vivido en Bronnitsy quedará para siempre en su recuerdo. “Para todos los que conformamos esta selección juvenil es algo que se vive una sola vez, obviamente desde el lado de sparrings. Ojalá algún día me toque estar ahí como jugador de Selección, porque es lo máximo para un futbolista”.

“Vivirlo desde adentro, compartir charlas con los jugadores o un entrenamiento, aunque sea solo eso, ya es muchísimo para nosotros”.

La curiosidad por el día a día, saber cómo se vive y el lugar que te dan los jugadores de elite de las mejores ligas del mundo, son preguntas obligadas. El momento que atravesó la Argentina, desde lo deportivo, también. Francisco cuenta su mirada, su percepción de una Copa difícil. “Después de los partidos estaban golpeados, pero de todas formas, estaban con la mejor siempre. Nosotros nos manejamos siempre con mucho respeto y la mayoría nos trataba de igual a igual. Eso es muy valorable, porque por ejemplo, después del partido contra Croacia estaban muy mal pero se entrenaron con nosotros y la verdad es que estuvo todo muy bien. Siempre sumando para sacar todo adelante. No se pudo, pero siempre intentaron”.

El Otkrytie Arena de Moscú, la casa del Spartak, albergó a 46.990 personas aproximadamente en el partido debut de la Argentina ante Islandia. El encuentro de la ilusión, del gol de Agüero, del penal errado de Messi, del empate y la preocupación. Otro capítulo que vivió Ortega en su estadía moscovita que merece ser contado “Ver a la Selección jugando un Mundial en cancha, es una locura. Nosotros fuimos al primer partido y fue una cosa terrible. El estadio estaba lleno de argentinos y era impresionante. Era raro ver tantos hinchas en un país tan lejano”.

En el día a día, el trato con los jugadores mayores, cuenta Pancho, fue siempre ideal. Cosas que se llevará para siempre. “De esta experiencia te llevás todo. Por ahí te ponés a charlar con uno de ellos y te podían dar consejos. También los entrenamientos, porque los enfrentás y a veces te toca jugar con ellos, son cosas que no te las olvidás más. Jugás con jugadores que siempre los ves en la tele y soñás compartir una cancha, es mucho para nosotros”.

Entonces surge la figura del mejor jugador del mundo, Lionel Messi. Ya lo tuvo que marcar en otros entrenamientos, pero por más que se prepare uno para medirse ante él, siempre gana el asombro. “Son jugadores distintos y ahí te das cuenta la dimensión por cómo manejan la pelota. Ya había jugado contra ellos, pero cada vez que Messi agarra la pelota te sorprende igual”; cuenta. y agrega  “con Messi nos decían que teníamos que tener cuidado, así que contábamos con eso. De todas formas no había manera de pararlo, una vez que arrancaba era muy complicado seguirle el paso”.

“Ver a la Selección jugando un Mundial en cancha, es una locura. Nosotros fuimos al primer partido y fue una cosa terrible. El estadio estaba lleno de argentinos y era impresionante".

La pronta salida de la Selección le permitió sumarse a la pretemporada y estar disponible para Heinze. Algo que sin dudas resultará importante para el equipo de cara a la exigente temporada que se avecina. Esta mañana, en el último amistoso ante Godoy Cruz, sumó 60 minutos de juego valiosos. “Siempre trabajar para seguir mejorando y estar a disposición del técnico. Subieron muchos chicos y se va a dar una linda competencia”.

Si hay alguien identificado con la celeste y blanca, sin dudas es el entrenador de Vélez. Mundialista y medallista olímpico, el Gringo fue uno de los que tal vez más impulsó a Ortega para vivir esta experiencia. “Gabriel sólo me preguntó si lo disfruté. Remarcó la importancia que tiene esta experiencia, pero sí quería saber si lo había disfrutado”.

Quién sabe, el día de mañana, tal vez lo viva como protagonista. Vivirlo es la invitación a soñar. “Si hacés las cosas bien en tu club, si la rompés… por qué no soñar”, dice Pancho. Иногда мечты сбываются.